Un Cristiano se comió a los leones en la vieja catedral

15/4/2013

Leí con asombro en la prensa deportiva un titular que dicía:

San José: "Si Ronaldo se dedicara a jugar al fútbol se le tendría más respeto"

   Y me pregunté, ¿quien coño será este San José?, incluso llegue a pensar que sería San José, el que sale en los belenes, el padre de Jesús, al referirse así y al hablar con tanta vehemencia sobre "Dios".

   Profundizando un poco más en el pequeño artículo dedicado a la "nueva leyenda" del fútbol vasco, me enteré que el tal San José es un defensa central del Athletic Club de Bilbao, y que ese "cristiano" traído de la capital para luchar contra leones despojados de garras y colmillos, —pero no exentos de correr y dar patadas— les endosó dos certeros golpes que terminaron con ellos rendidos ante el alabado y criticado Dios futbolístico.

   Sin lugar a dudas, las palabras del tal San José las tomé como una blasfemia más de los chicos de Bilbao, que suelen cagarse en Dios cuando van a misa y de paso quiero recordar a este joven cachorro, que hay que ser mas respetuoso,  porque después de este domingo ya está escrito en la historia del Athetic, que este Cristiano acabó con los leones en el que ha sido su último enfrentamiento sobre la "arena" de la vieja catedral.