Lo que nos dejó la semana

Exclusión de por vida

Grecia aparta de la selección nacional de futbol al jugador Katidis por su saludo nazi

18/3/2013

 El jugador  del AEK de Atenas Giorgios Katidis ha sido sancionado con "la exclusión de por vida de todas las categorías de la selección de Grecia" por celebrar un gol con el saludo nazi.

   Deberían tomar ejemplo el resto de las federaciones, sobre todo las europeas y seguir los pasos iniciados por la federación griega.

   Ahora que el partido de ultraderecha Amanecer Dorado tiene una amplia representación en Grecia, los directivos de la Federación nacional de Fútbol imponen un castigo ejemplar a Katidis al considerar el gesto como un "insulto hacia todas las víctimas de la brutalidad nazi".

   Recordemos que Grecia sufrió la ocupación Nazi y sufrió las consecuencias desde 1941 a 1944, tres años de terror donde se estima que murieron más de 300.000 civiles a causa del hambre y cientos de miles por las represalias del ejercito alemán.

   El polémico saludo del mediocampista de 20 años se produjo tras el segundo gol que daba la victoria al AEK de Atenas ante el Veria. Katidis, con amplios tatuajes en ambos brazos, saludó al sector más radical de sus hinchas con el brazo derecho y mano extendidas. Uno de sus compañeros de equipo intentó bajarle el brazo, y él repitió el acción para que fuese captado por las cámaras.

   Katidis pagará su osadía con no defender jamás los colores de Grecia en cualquiera de sus categorías, que según un comunicado de la federación griega "La acción del jugador de saludar a los espectadores al estilo de los nazis ofende gravemente a todas las víctimas de la barbarie nazi y lesiona de modo profundo el carácter pacífico y humano del fútbol".

   Así pues, se rompe de cuajo la trayectoria del futbolista con la selección griega. El joven futbolista, explicó en Twitter y en la televisión que desconocía el significado del saludo y que no sabe de política y que aborrece el nazismo.

   Según la prensa del país, la hinchada negra y amarilla, sobre todo la perteneciente a Original 21, exigió a los directivos del AEK, que el jugador sea expulsado del equipo ya que el AEK Atenas es un club antifascista.

   Quizás la sanción impuesta resulte a simple vista algo excesiva, pero alguien tenia que ser quien diese el primer paso en estas cuestiones, no se puede dejar pasar por alto este tipo de acciones que se esconden con alevosía detrás de la palabra fútbol.

   Los Clubs españoles deberían tomar nota y exigir a sus futbolistas (trabajadores) bajo contrato, un comportamiento ejemplar de cara a la sociedad que les ensalza y que en algunos casos les venera como si se tratase de dioses.